lunes, 16 de noviembre de 2009

81 CET B (Esperanza)

Oscuridad. Un sonido seco retumba en mis oídos pese al silencio y a la ingravidez que rodea todo. Afuera, el vacío sin fin. Nebulosas azules de polvo estelar inerte. Todo duerme arropado por el espacio infinito, lleno de frías y vacías galaxias. Nada se mueve, ni siquiera yo, aunque presiento que estoy a punto de hacerlo.

Mi celda de hibernación genera un microcampo magnético; lo noto a través de mi piel, hipersensible tras décadas sin sufrir un roce. Noto la actividad eléctrica como si se me quisiera comunicar algo... "buenos días, A, es hora de levantarse", "despierte, son las 7:00, y recuerde que hoy puede ser un gran día", o cualquier otra gastada y supuestamente edificante frase de despertador bio-amigable...

La cápsula cafeínica que acabo de tomar me ayudará a pensar mejor; mi metabolismo se acelera y la mente se va abriendo poco a poco a lo real. Aunque la realidad trae consigo una inquietante mercancía: la memoria y, muy pronto, comienzo a hilar el complejo tapiz de los hechos que me trajeron aquí...

4 comentarios:

BUENAS NOTICIAS dijo...

Quiero leer más.... ¿continúa la historia?

Neo dijo...

tienes esperanzas de que eso ocurra? jajaja =)

Lucía Corujo dijo...

Inquietante mercancía la memoria.
No creo que te hayas pasado 3 pueblos, de hecho, nos hemos quedado muy cortos. La culpa no es de la gran influencia de la moda, es de la gran influencia de las apariencias, en general.
Besos hacia el espacio, jeje.

Neo dijo...

=) te has pasado 3 años luz, jajaja, pero tienes razón radicalmente hablando.

bsos

Datos personales