jueves, 5 de noviembre de 2009

Terroríficamente Suizo

Hace unos meses, cuando todavía veía Suiza desde lejos y con mente inocente, creía erróneamente que este feliz y neutral estado era un pequeño paraíso bucólico (y fiscal);
lo imaginaba cual edén de las buenas maneras y de la educación o como un Valhalla de los deportes de invierno... pero no, amigos de la nave del misterio, (risas malévolas), al transpasar la capa superficial y adentrarme en su oscuro territorio, comprobé empíricamente que allí todo es posible...(risas malvadas otra vez)

Espero que no se os hiele completamente la sangre al contemplar el...

TOP 5 DE LOS MOMENTOS MÁS TERRORÍFICOS SUIZOS:

1- Imagina que estás de visita turística en el Castillo de Gruyeres (allí donde se origina el famoso quesillo) y que, paseando tranquilamente por una de sus calles medievales, vuelves la mirada y te encuentras con... UN ALIEN! o no! peor! UNA ALIEN! jajaja.

Pues si, en Gruyeres se encuentra el museo de HR Giger, el creador de este bichejo usado por Ridley Scott y James Cameron para sus pelis de culto.

Añadamos a este horror extraterráqueo el hecho de que, cerca de Ginebra, hay un pueblo llamado ALLENS y que, en el hotel de Berna, en el formulario que se rellena en el check-in, había un apartado reservado ONLY FOR ALIENS (que así parece que nos llaman a los extranjeros). Toma, toma! =)

2- Piensa en tu llegada a ese moderno motel, de los que tienen recepción automática, a modo de cajero, y que tu código de acceso no funciona... te encuentras en las afueras de Zurich, en un polígono desierto, pensando que posiblemente eres el único ser vivo y despierto a las 11 de la noche en esa parte de Suiza... Tras un largo diálogo informático con el cajero, consigues entrar pero... te das cuenta de que estos pasillos te resultan familiares...jodó! son iguales que los de El Resplandor!!! entonces te pierdes, porque todas las puertas son idénticas y sólo escuchas el ruido de tus pasos (aunque también crees reconocer el golpeteo fantasma de una máquina de escribir... ) jajaja.

Sólo faltaba el crío con el triciclo y las gemelas susurrando "juega con nosotras para siempre, Neo".

3- Imagina una pareja de belgas de viaje de placer. Ahora están sonriendo, sentados en el vagón de un tren cremallera que lleva a Zermatt, el pueblo base desde donde se parte hacia el Cervino - Matterhorn, la joya de los alpes suizos. Pero entonces, un tipo de perilla que está sentado a su lado les saluda y, un tanto serio, les dice "¿Pensáis que estamos a salvo aquí?"
El rostro sonriente de la pareja se retuerce en una mueca de horror... "si... porqué?" dice él mientras ella no puede contener el miedo...
"ah, por nada, porque un tren que funciona con windows, puede caerse en cualquier momento!!" jajajajajajaja

En la pantalla deberían verse imágenes turísticas y vídeos de la zona, pero en su lugar había una misteriosa imagen.... "El Windows 2000 ha tenido un problema...." jajajaja. (qué risas con los belgas, oiga)

4- CERN: centro europeo de investigación nuclear; acelerador de partículas, experimento de simulación del Big Bang y todos esos rollos científicos de la partícula de Higgs que no se cree ni su tía... Te adentras en el aparentemente pacífico museo didáctico... pero CUIDADO! podrías perderte y terminar en una de estas salas, terrible, sin apenas luz ni aire que respirar, adornada con unos tenebrosos garfios; sin duda, la sala de torturas donde los visitantes sufren tormentos espantosos si no se aprenden de memoria la constante de Plank o el número de Avogadro... jujujuju

cualquiera se mete ahí... (menos mal que eran audífonos que resolvian tus dudas físico-cuánticas, jaja).

5 - Día de vuelta a casa; 1000Km recorridos en coche y justo al final, atravesando las campiñas pirenaicas francesas...el sol se oculta y las tinieblas renuevan su mandato oscuro; la lluvia caída en el asfalto se eleva vaporizada formando espirales difuminadas de vapor que bien podrían ser ánimas retornando al mundo de los vivos...la niebla tan sólida como un muro hace imposible ver nada a más de 1 metro...

Esto es una simulación bastante aproximada de lo que había tras la niebla, estoy convencido. No hay foto porque el móvil se apagó de golpe (debido a tanto susto, jeje).

Conclusión: si vas a Suiza lleva protección (y no me refiero a crema solar, jajaja)

10 comentarios:

Claudia Hernández dijo...

Me ha encantado tu entrada, digna de aquella serie de TV, la Dimensión Desconocida.

En cuanto a la primera escultura, me hace acordar de la cantidad de adefesios que suelen estar en las ciudades, producto de las terribles administraciones públicas que nos regalan estos remedos de escultura...
En cuanto al Alien como turista... no sé si recurdas esa canción de Sting:
I'm an alien I'm a legal alien
I'm an Englishman in New York

Thabitha dijo...

Mucha diversión y poco trabajar hace que Neo escriba estas cosas... jaja
Saludos terroríficos

Arual dijo...

He tenido que esconderme debajo de la mesa... brrr!!

Neo dijo...

@ Claudia; si, esto es una especie de expediente Y. Pero no te metas con las obras de HR Giger, por dios! o bichejos exoesqueléticos con ácido por sangre te atacarán, jajaja

@Thabitha: qué raro, cuando aquella noche de hotel me puse a escribir el diario del viaje, no me salía más que esa frase, repetida mil veces...jiji

@Arual: es lógico, aunque debes saber que eso no te salvará, juajuajua

Anaïs Lechat dijo...

Pues no parece la imagen típica armoniosa de Suiza, no...

Pobres los del CERN. Hacer un museo de átomos y galaxias ha de ser bastante chungo. No sabrán qué poner para hacerlo algo atractivo! Por cierto, qué tal es?

PD:La anónima de ayer era yo.

Neo dijo...

=) jaja, bromeas??? mi visita al CERN fue de lo mejor del viaje, en serio! merece la pena, siempre que te gusten los átomos y las galaxias, claro.

pd: disculpa, no suelo contestar a los anónimos.

Lucía Corujo dijo...

Lo que me he podido reír...jejejeje
Besos

Neo dijo...

De eso se trata =)

bsos

BUENAS NOTICIAS dijo...

Jope Neo, creo que no voy a ir de viaje contigo, je je je

Otro beso gordo.

Neo dijo...

porqué? y si hay zombies en Munbai?

bso

Datos personales