jueves, 25 de septiembre de 2008

Imposibilidades, flirteos y paranoias

* Si un día tuvieras que marcharte a vivir a otro continente imagino que intentaría no hacer nada por evitarlo. Supongo que inconscientemente ya haría bastante por retenerte. Ya hago demasiado ahora, incluso creo que me paso de la línea roja de lo que es objetivamente justo, pero es que no soy para nada objetivo, claro. ¿Es que acaso se puede ser objetivo en algo? Es como intentar cuadrar el círculo, encontrar el grial o la piedra filosofal. Pero quién quiere obtener oro? El oro atrae a las urracas y los buitres. Yo no busco eso.
Pienso que me resulta muy sencillo evitar pensar en un mundo sin ti, de hecho creo que es físicamente imposible que se den las dos circunstancias. Debe de existir alguna ley termodinámica que lo explique, mediante un par de variables y alguna constante imaginaria, como esas que son raices cuadradas de números negativos. ¿Para qué coño valen los números imaginarios? Cuéntame acerca de los números mágicos y yo te haré un truco. Creo que el concepto de vacío absoluto (que dicen que no existe) sería como saber que mañana te vas a vivir a Beijing y sólo me quedan unas horas para despedirte. En mi universo personal, al que tú entraste hace tiempo, esa hipótesis es del todo falsa, porque lo dejaría todo y te seguiría.

* El lunes andaba yo haciendo una encuesta con la gente del trabajo para ver cuántos firmarían por un fin de semana de 3 días. Todos estaban de acuerdo. Aproximando, creo que el 80% de la población del país coincide en que viviría mejor con esta semana v2.0, claramente mejorada. ¿Imposible?Está bien claro que si todos los que quieren esta opción, dejan de trabajar el viernes, tras un periodo de despidos, movidas, manifas, etc... se conseguiría. No estamos hablando de querer volar, tener superpoderes o que tengas mil millones de euros en la cuenta del banco... es algo sencillo de hacer pero complejo de lograr.
Cuando vuelvo a casa paso por entre los cientos de coches mal aparcados con bula municipal alrededor del estadio de fútbol. Juntar 20.000 personas que lo dejen todo, se desplacen, pasen frío y griten juntas "gol" "uy" o "arbitro cabrón" es algo probable en nuestros tiempos.

* Te espero aunque la puerta del ascensor hace rato que está abierta, esperando para engullirme. ¿Subes? Si, gracias. Me resulta hipercomplicado distinguir el acento sudamericano. Oye, pero tú antes no eras rubia? Si, vaya, buena memoria! Qué bueno, te queda muy bien. Gracias, quería un cambio radical. ¿Tú sabes lo que es la humita? No, qué es? Pues un plato típico de sudamérica que se hace a base de maíz y bla bla bla. Ah, pero eso es más propio de Ecuador, en Colombia tenemos el Tamal. Si, eso es, algo parecido, chica, pues aquí somos más de tortilla, ya sabes...
Me pregunto donde empieza la educación, donde termina la simpatía y desde dónde mira el flirteo.

* Voy a comprar un poco de carne y mientras espero mi turno echo un vistazo a la vitrina donde se amontonan trozos de animales de granja, varios conejos despellejados y doblados, una cosa asquerosamente blanca y porosa y algo que parece una lengua. A pesar de que debería repugnarme, creo que me da más asco la imagen de Bush hablando de la crisis. La mujer que está justo antes que yo está hablando con el móvil y pienso que es de mala educación, pero también me da igual. Ha pagado y el carnicero le va a dar la vuelta y... joder! me la ofrece a mi!
No te lo vas a creer, JC, pero me ocurre muy a menudo esto mismo, sobre todo en los bares. Debo de tener pinta de necesitar dinero, chico! - Igual es que aparentas atraer el dinero. Nos reímos, pero ya tengo una nueva paranoia para mi top5 personal.


Viva La Vida (Coldplay)

3 comentarios:

Lena dijo...

Me atrae y me gusta el mundo surrealista en el que nuestros pensamientos viven. Cómo cualquier cosa que pase a nuestro alrededor despierta nuestras fantasías. Y de eso, me temo Neo, que no te falta...Me refiero no sólo a la imaginación sino a esos pensamientos que fluyen saliéndose del camino convencional.

Bohemia dijo...

Anda...también ha venido a tu blog Coldplay...como se prodigan estos chicos...me encanta la canción y ese video tan pictórico.

BSS

Antígona dijo...

Exactamente lo que he pensado yo muchas veces, Neo. La gente se moviliza para ir al fútbol y es incapaz de hacerlo para algo que tendría claras repercusiones positivas en sus vidas: un día menos de curro. ¿Será porque desconfiamos terriblemente de nuestra capacidad para transformar el mundo?

Mientras tanto, algunos quieren aprobar la ratio semanal de 65 horas... ¿Estamos locos o qué?

¡Un beso!

Datos personales