viernes, 3 de octubre de 2008

Reflexiones y Locuras

* Reflexiono. Lo hago conmigo y con mi espacio. Vuelvo a flexionar mi universo para que desde la parte más lejana de él, en el extremo final de mi horizonte, pueda tocar mínimamente el tuyo.
Esquivo árboles que no dejan ver bosques y rascacielos que crecen subterráneamente como icebergs de artificialidad que pululan por la ciudad con intenciones poco amigables.
Lo que intento es llegar a ti de forma indirecta, la única que ahora puedo permitirme, reflejado en espejos que tras mil carambolas puedan acercar la imagen de mis brazos a tu triste y alegre figura.
Te veo en tus huellas, bien marcadas en mi memoria sensorial; te siento en tus canciones, que pueblan mis sueños dándoles tridimensionalidad y color; te retengo en tu sonrisa, el móvil perpetuo que cierra el lazo entre nosotros; mi capacidad para volver a mover lo que no toco se hace más fuerte cuando me concentro en ti, y tú lo sabes, porque sin género de duda, la hipersimetría se sigue contrastando día tras día.

* Me gusta esta crisis y sinceramente espero que TODOS los bancos se vayan a pique y sus directores nos vengan a pedir dinero para comer, como indigentes callejeros en invierno. Ojalá las constructoras quiebren y sus directivos tengan que vivir en cabañas hechas con maderas y cartones. Ojalá el gran imperio estadounidense caiga en el abismo de sus propias estrategias.
Pero esto no sucederá, porque convencerán a los trabajadores para que sean como el tronco de árbol que da la madera para hacer el hacha. Y con los despidos de miles se sanearán las macro-economías dañadas. Porque estamos en un mundo loco que nosotros mismos mantenemos, yo no me avergüenzo de mis pequeñas locuras cotidianas.


English Summer Rain (Placebo)

2 comentarios:

Casandra dijo...

Estoy de acuerdo contigo, eso lo decimos en mi casa todos los días, que lo bueno de la crisis es que se jodan los bancos y las constructoras que estaban robando a manos llenas, cobrando por las casas lo que no valían y puteando al trabajador como siempre. Lo malo es que los que más van a sufrir las consecuencias temo que no sean los culpables de la situación sino los curreles: albañiles, pintores, fontaneros... que estos años no se han forrado como los constructores y bancos y ahora se van a ir a la calle. Bueno, y toda la gente que caiga como consecuencia de ello, desde dependientas del Zara hasta camareros, que ahora se queden sin trabajo y no puedan pagar la hipoteca. Porque al desgraciado del Botín le da igual ganar 20 millones de euros este año que 10, seguirá siendo rico porque tiene mucho margen, pero... ¿¿y nosotros??
Un besito!

troyana dijo...

Ay la crisis! me temo que para los más pudientes, sólo se traduce en irse de vacaciones una vez al año y no dos, o elegir Mallorca o Ibiza en vez de Jamaica o Cuba.
El obrero,el currela medianamente cualificado,es el que se va a llevar la peor parte,para variar.
Es lo que tiene este sistema nuestro capitalista,salvaje y deshumanizado,generador a cascoporro de desigualdad y exclusión social.
Un abrazo!

Datos personales